loading...

“Llévenme a cirugía, éntreme a cirugía, doctor, éntreme”, gritaba desesperado Ortiz al galeno, mientras el personal médico hacía los preparativos para la intervención quirúrgica y los miembros de la Policía Nacional le interrogaban buscando pistas sobre los posibles responsables del atentado perpetrado minutos antes en un centro de diversión en Santo Domingo Este.

PULSA AQUI PARA SABER LA CANTIDAD DE SANGRE QUE PERDIO DAVID ORTIZ

loading...

Deja un comentario