loading...

El día de ayer todo Estados Unidos pudo ver y escuchar a Tiffany Trump, la hija de Donald Trump que se mantuvo a cierta distancia a lo largo de toda su campaña electoral. Ella tuvo que pararse frente al estrado para hablar acerca de su padre y su relación con él ante más de 10 millones de personas.

Entre nerviosismo Tiffany dio un discurso de apenas cinco minutos en donde fue incapaz de llegar a una sola anécdota significativa de su padre o su influencia en la vida. Por lo tanto, el discurso que supuestamente debería mostrar el lado más humano y afectivo de Donald Trump, fue un fracaso.

Y es que a decir verdad Tiffany parecía estar jugando a las escondidillas ya que muy pocas veces se le vio cerca de su padre. Gran parte se debe a que tiene 22 años y recién acabó la Universidad, lo cual ocupaba la mayor parte de su tiempo, y bueno, a decir verdad si tu papá fuera Donald Trump sería un tanto vergonzoso “complicado socialmente”.

Pero para nuestra mayor sorpresa es que Tiffany en realidad, en algún momento de su vida, soñó con estar frente a un público como el de ayer, pero no específicamente para hablar de su padre, sino del amor, el twitter y obsesiones juveniles estúpidas.

Resulta que cuando tenía apenas 17 años Tiffany intentó entrar al mundo de la música pop. Gracias a Internet y su hermosa gente curiosa, alguien se topó con una canción suya, el cual hasta promovió en el programa de Oprah -como cualquier chico de 17 años quisiera-.

Y pues bueno, la escuchamos y… no dejó sin palabras, no sabemos cómo fue que no logró un rotundo éxito, coff, coff. Pero no cabe duda que cuando uno tiene dinero puede jugar a ser lo que quiera.

En gustos hay para todos así que escuchen y si les gusta aprovechen que la canción está en promoción en iTunes.

 

 

Deja un comentario